Aprender a compartir su voz

Kaylee, EE. UU.

En clase, Kaylee no hablaba. No era un simple caso de timidez. Kayle tiene mutismo selectivo, lo que hace que sea imposible para ella hablar con personas con las que no se siente cómoda.

Bob Young, su profesor en aquel momento, reconoció el reto en su alumna porque lo conoce bien: su propio hijo tiene mutismo selectivo.

"Como profesor, tenía que encontrar formas de reducir esa ansiedad para que pudiera salir su verdadera voz. Mi misión era encontrar cosas que le gustase hacer y esto podría reducir su ansiedad lo suficiente para que empezase a hablar conmigo", dice Bob.

La pareja comenzó a reunirse dos veces por semana después de las clases. Solían jugar a juegos y escribir en la SMART Board, además de jugar partidas de UNO.

Kaylee

"Podría decir que se redujo su ansiedad", dice Bob. "Le encanta poder jugar en la SMART Board. Su actividad favorita es abrir una página en blanco de Notebook para dibujar y hacer garabatos".

Después de dos semanas de reuniones con Bob, Kaylee empezó a susurrar. Ese susurro se convirtió en una voz normal mientras interactuaba con la SMART Board y jugaba. Se autoimpuso un objetivo: empezar a hablar en clase.

Con el apoyo de algunos amigos íntimos, Kaylee utilizaba su voz normal después del colegio. También la utilizaba en un grupo pequeño en el aula. Ahora que está en tercer curso, Kaylee quiere que su profesor oiga su voz normal. Bob sigue actuando como su mentor.

"Su principal objetivo es hablar en voz alta con su voz normal en el aula", dice. "Cada semana estamos un poco más cerca de lograr ese objetivo".

Leer más historias como esta

Caleb y su profesora compartían la pasión por la tecnología. Caleb se dio cuenta de que esa pasión podría abrirle puertas para dedicarse profesionalmente a la programación informática.

Leer la historia

Posted: May 31, 2017
in Historias de clientes

Soluciones SMART destacadas:
SMART Board® SMART Learning Suite Notebook